©Andrey Shevchenko – stock.adobe.com

El Muro de Berlín como tal ya no existe. Sin embargo podrás visitar lo que queda de él en la  East Side Gallery y recorrer los 1300 metros que se han mantenido a modo de testimonio histórico.

El pasado 9 de noviembre se cumplían 27 años de la destrucción del principal símbolo mundial de la Guerra Fría. Los nacidos el 13 de agosto de 1961 en Berlín Oriental vivieron sus primeros 28 años sin poder visitar a sus familiares. 28 años sin saber qué habría del otro lado del muro.

Esta pared simbolizó la separación entre la zona capitalista formada por los 3 aliados: americanos, franceses y británicos; frente al bloque comunista de la RDA (DDR).

Muchos han sido los apelativos que se le ha dado. Desde “Protección antifascista” a “Muro de la vergüenza” dependiendo de qué lado viniese la proclama. La realidad es que fue construido como frontera forzosa para frenar la fuga de cerebros.

Tres millones de personas huyeron entre 1949 y 1961 hacia Occidente desde la RDA.

Aspectos técnicos del Muro

Lo que inicialmente fue levantado como una simple pared, sufrió diversas sofisticaciones en vista del creciente ingenio de los ciudadanos por escapar.

Se considera el más avanzado al muro de 4ª generación previo a su demolición. De hormigón armado, con alturas de 3.60 a 4 metros, flanqueado por más de 300 torres de vigilancia, 30 búnkeres, vallas electrificadas, sensores de movimiento y anchuras de 30 a 500 metros.

El símbolo de la vergüenza fue levantado en solo una noche. Una división de la ciudad de 45 km y otros 115 km para rodearla.

Otros datos sobre el Muro de Berlín

Pixelshop – stock.adobe.com

El Muro de Berlín fue financiado exclusivamente por la RDA. El bando comunista, hecho éste que suele obviarse a menudo.

El día de su puesta en marcha se paralizaron los medios de transporte entre las dos nuevas ciudades. Esto fue así excepto para el Metro (U-Bahn) y el Cercanías (S-Bahn), que siguieron funcionando en la zona Occidental. No obstante no realizaban paradas en la zona Oriental pasando a ser estaciones fantasma.

Los puntos fronterizos fueron llamados Alfa, Bravo y Charlie. Siendo este último el famoso Checkpoint Charlie del recomendamos muy encarecidamente visitar su Museo Checkpoint Charlie.

A lo largo de sus 28 años de historia hubo más de 5000 intentos de fuga de los que 200 no llegaron a buen puerto y fueron abatidos por las tropas fronterizas. Quedan para la posteridad símbolos como el tiroteo de Peter Fechter o la huida del guardia fronterizo Conrad Schumann.

Como decíamos en la East Side Gallery podrás recorrer y hacerte una idea de cómo fue vivir con este Muro.  Pero si eres atento, verás numerosos trozos de muro desperdigados anárquicamente por la ciudad. En algunos lugares como en la zona del Reichstag podrás ver una línea de puntos hecha con adoquines dorados en el suelo, que recuerdan el emplazamiento original.

Hasta aquí nuestra información. Pero esto no es más que una pequeña parte de todo lo interesante que rodea este mítico símbolo y del que Berlín no duda en facilitarnos toda la información posible a partir de sus museos y sus calles.

 
 

Visitas Guiadas al Muro de Berlín y otras relacionadas

Opiniones