Alexanderplatz, la madre de todas las plazas.

Alex, cómo les gusta llamar a Alexanderplatz a los berlineses

Están las plazas y luego está Alexanderplatz. A las plazas tradicionalmente les resulta difícil erigirse en iconos de una ciudad. Los monumentos lo tienen más fácil. Sin embargo, Alexanderplatz lo ha conseguido ya sea por su céntrica ubicación entre el Río Spree y el Palacio Real, por el increíble desahogo que le otorga su amplitud o por el hecho de ser la plaza más grande de la ciudad.

Situado en el barrio de Mitte muy cerca del Berlín más alternativo, hay quien quiere quitarle mérito asegurando que su fama le viene debido a su cercanía con la gigantesca torre de televisión -la más alta de Europa con sus 368 metros de altura- a apenas unos metros de distancia. Pero lo cierto es que digan lo que digan, Alexanderplatz o “Mercado del Buey” como solía ser llamada antiguamente, tiene un hueco muy especial en el corazón de los Berlineses. De hecho es conocida cariñosamente como “Alex”.

El Reloj Mundial de Berlín

El reloj mundial El Reloj Mundial de Alexanderplatz es sin duda uno de sus atractivos principales por su peculiaridad. Empezando porque uno tarda en saber en qué parte de la plaza está ubicado, tiene que dedicar unos minutos a recomponerse. Después viene la no menos complicada tarea de “descifrar” al famoso “Urania”, como le llaman.

El Reloj fue construido y colocado en 1969 como parte del ambicioso y modernista plan de reurbanización de la plaza, por parte de una de las dos alemanias, la RDA o República Democrática Alemana.

“Urania” nos permite saber las horas que son en ese instante en cada huso horario de los 24 en los que se divide nuestro planeta. Por si fuera poco, también nos ofrece una réplica del Sistema Solar en su parte más alta, la cual gira una vez por minuto.

Transporte a Alexanderplatz

Algo que hace especial a esta plaza es sin duda el constante trasiego de personas que pasan por ella a diario (tal como otras plazas del mundo, como la Plaza Dam de Ámsterdam o la de Trafalgar en Londres). Ello es debido al gigantesco nudo de transporte público del que está dotado este punto neurálgico de Berlín.

A continuación os dejamos la relación de transportes disponibles para acceder a ella:

  • Tren de cercanías o S-Bahn líneas: S5, S7, S9 y S75.
  • Metro o U-Bahn líneas: U2, U5 y U8.
  • Tranvía líneas: M4, M5 y M6
  • Autobús líneas: 100, 200, 248, M48 y TXL

Opiniones