©Noppasinw – stock.adobe.com

No busques ambientes bohemios o alternativos, aquí no los hallarás. Sus encantos son otros. Tranquilo o tedioso; aristocrático o popular; tradicional o moderno, Charlottenburg o Charlottenburg.

Al término de la segunda guerra mundial el barrio pasó – como no podía ser de otra manera- a manos de los franceses. Tal vez sea por eso que se respire un intenso aire refinado, un eau de “boutique” sofisticado.

Charlottenburg: tradición hasta en su nombre, si acude a este barrio por favor evítese el sonrojo de no visitar su fastuoso Palacio.

Que lo dicho hasta ahora no le lleve a engaño, Charlottenburg dista mucho de ser un lugar aburrido. Su vida nocturna es muy recomendable, con sus puestos de comida que harán la delicia de su paladar o sus innumerables pubs donde ahogar las penas, si las hubiere.

Charlottenburg en bicicleta

Charlottenburg es un barrio poco recomendable para ser visitado en coche. Andando queda algo alejado del Centro (si es que se puede decir que Berlín tenga solo un centro) por lo que nosotros aquí y ahora le propondremos que lo haga en bicicleta.

La puerta de Brandenburgo se nos antoja un lugar perfecto para salir. Calentará motores

por la avenida 17 de junio que atraviesa como una espada el segundo parque más grande de Berlin: Tiergarten.

Respire ahora, cuando los árboles dejen paso al cemento nuevamente, ya estará usted en Charlottenburg. Con suerte podrá intentar comprar algo en el Flohmärkt o Mercado de las pulgas. No espere baratijas y gangas. Se trata de un mercado para entendidos donde encontrar preciosas antigüedades, así que…suerte con el regateo.

Horario del mercado:

Sábados y domingos de 11:00 a 17:00 hs.
Straße des 17. Juni
Estación: S-Bahn Tiergarten
Barrio: Charlottenburg-Tiergarten

Iglesia Memorial Kaiser Wilhelm

El mercado, el zoo, el parque Tiergarten, sus centros comerciales o el Palacio de Charlottenburg. Varios son los lugares aspirantes a ser destacados. Nos vamos a quedar con la iglesia del Kaiser Wilhelm.

Si hubiera pasado desapercibida para los obuses hoy sería una iglesia más. Sin embargo esta  espectacular iglesia cargada de simbolismo, desafió las bombas manteniéndose en pie y erizando el bello de quien se cruce con ella. Si hay un edificio que muestra sus cicatrices mejor que ninguno, ese es el Memorial del Kaiser Wilhelm.

 

Actividades en Charlottenburg

 

Opiniones