©Nicolas – stock.adobe.com

La Puerta de Brandenburgo se encuentra en la Plaza de París y sirve para marcar el final de la Avenida Unter den Linden y el comienzo del parque de Tiergarten.

Dos son los principales símbolos de esta gran ciudad, el oso y la Puerta de Brandenburgo. Bueno, al menos, los dos más icónicos. Pero esta última (en su expresión más correcta) es además un símbolo para todo el país de paz y de unidad.

La puerta ha sido y es un importante testigo de la historia de este país. Bajo sus ojos han ocurrido los hechos mas memorables.

Al detalle

La Puerta de Brandenburgo, Brandemburgo o Brandeburgo, fue construida en piedra arenisca en la zona en la que se encontraba una de las 18 puertas de acceso a la ciudad de Berlín.

Su constructor fue Carl Gotthard Langhaus entre los años 1788 – 1791 bajo encargo del Canciller Federico-Guillermo II de Prusia.

Si bien su estilo es neoclásico temprano, sus formas se basan en la Acrópolis griega. Tiene 26 metros de altura y 65 metros de ancho repartidos en 5 zonas de paso.

En los laterales de las zonas de paso podemos ver relieves tallados que representan a los dioses Heracles, Marte o Minerva.

Corona la Puerta de Brandenburgo una enorme estatua de cobre de 5 metros de altura representando una cuádriga en la que Irene la diosa de la paz es tirada encima de un carro por 4 caballos hacía el interior de la ciudad.

Historia

Como decimos fue construida en el siglo XVIII a petición del Canciller en el emplazamiento real de la puerta. Hablamos de puerta porque era efectivamente un lugar de entrada a la ciudad y no un Arco de Triunfo como a menudo se piensa.

En una de las batallas franco alemanas Napoleón decidió apoderarse la cuádriga, llevándosela a París como trofeo por la victoria. No sirvió de mucho ya que al caer París posteriormente en manos germánicas la recuperaron en 1814 llevándola de vuelta a Berlín.

Tras un período de relativa tranquilidad el presidente de la nación Hindenburg nombra en 1933 tras las elecciones a Adolf Hitler como el nuevo Canciller. Esa misma tarde 15.000 hombres desfilen bajo la puerta dando inicio a la etapa más oscura de Alemania.

Destruida por las bombas fue posteriormente reconstruida siguiendo los moldes iniciales. Eso sí, sin el águila ni la cruz pues pensaban que le daba una connotación bélica.

Durante las décadas de la guerra fría la puerta queda en un limbo territorial sin ser parte de ningún bando. En 1991 tras 30 años sin ningún mantenimiento fue restaurada y está vez si se le añadió su águila y su cruz original. En el año 2002 se benefició de una nueva restauración, la cual terminó el 3 de octubre para celebrar el aniversario de la reunificación de Alemania.

Numerosas fueron las personalidades que desde esta Puerta arengaron a las masas. Es por todo ello que difícilmente se entiende la historia de Berlín, de Alemania, de Europa y más aún de las relaciones internacionales en el siglo XX sin echar una mirada a este símbolo de la Historia Contemporánea.

Ubicación

Pariser Platz.

Transporte

Metro: Brandenburger Tor, línea U55.
Tren: Brandenburger Tor, líneas S1, S2 y S25.

Lugares próximos

Pariser Platz (103 m)
Monumento al Holocausto de Berlín (267 m)
Parlamento Alemán de Berlín (288 m)
Potsdamer Platz (771 m)
Unter den Linden (909 m)

Rutas por Berlín

Opiniones