⭐️⭐️⭐️⭐️⭐️- Free Tour Por Berlín
Reserva alguno de estos Free Tours aquí

©spuno – stock.adobe.com

Un error muy común cuando se visita Berlín (aunque ocurre con casi todas las ciudades del mundo) es pensar que dentro de la gran urbe está todo lo que hay que verPotsdam, ciudad imperial vecina de Berlín es muchas veces es dejada de lado, lo cual confirma este garrafal y frecuente error.

 


Un poco de historia de Potsdam

Centro de la ciudad ©ArTo – stock.adobe.com

Se tiene constancia de la ciudad por primera vez en el siglo VII. Ubicada en una región de morrenas ocupa un cuarto y el resto de las tres cuartas partes son espacios verdes y lagos (20 concretamente). No en vano se cree que la palabra significaba “bajo los robles” en antigua lengua eslava.

Potsdam fue durante siglos la capital del Estado de Brandeburgo. Su magnificencia le vino dada por ser la ciudad elegida como residencia de Kaisers alemanes y reyes prusianos.

Gran parte de su auge se debe a haber sido elegida como la residencia de caza de Guillermo I en el siglo XVII.

Siendo ya Berlín la capital del imperio prusiano, lo cierto es que la corte se mantuvo fiel a su residencia en Potsdam. Ello explica la gran cantidad de palacios y edificios majestuosos de esta villa a 20 kilómetros de la capital alemana.

Hitos

Glienicker Brücke / Puente de los espías ©powell83 – stock.adobe.com

Potsdam ha sido el enclave de importantes hechos históricos. Como hemos dicho fue la capital del imperio y pasó a ser segunda capital hasta que perdió dicho honor.

Pero es en el siglo XX que toma gran relevancia muy a su pesar, seguramente. En 1914 Guillermo II firmó en el Neues Palais, la declaración de guerra que dio comienzo a la I Guerra Mundial.

Unos años más tarde, en 1933 en la Iglesia de la Guarnición de Potsdam, el Presidente Hindenburg estrechaba la mano la mano de un joven Adolf Hitler.

Posteriormente y ya terminada la Guerra en el año 1945 tuvo la famosa Conferencia de Potsdam que nos dejó la famosa foto del trío del momento: Truman, Churchill y Stalin. Los tres líderes discutieron largo y tendido en el Palacio de Cecilienhof cómo sería administrada Alemania por los aliados.

 

Must see

Estos son los “Must” que tienes que ver si o si de la antigua capital del imperio:

  • Neues Palais: sobriedad a la alemana. 200 habitaciones para los invitados reales
  • Glienicker Brücke: el puente de los espías. Lo has visto en las películas aunque no te diste cuenta.
  • Palacio de Sanssouci: del francés “Palacio de la despreocupación”. Versallesco a más no poder.
  • Little Amsterdam: Un barrio holandés que parece un pedazo de Holanda en Brandeburgo
  • Palacio de Babelsberg: residencia de verano de Guillermo I.  Patrimonio de la Humanidad por la Unesco
  • Palacio de Cecilienhof: ocupa un importante lugar en la historia alemana
  • Puerta de Brandeburgo: la hermana mayor de la más famosa Puerta de Brandeburgo de Berlín .

Cómo llegar

La mejor opción para visitar Potsdam es que lo hagas en tren. Llegarás en una escasa media hora y si dispones del abono ABC no te costará nada. Si sólo dispones del AB tranquilo, podrás permitirte el 1,60€ de suplemento.

Una vez allí podrás optar por alquilar una bicicleta o moverte a pie.


Si prefieres una visita guiada, mira la excursión guiada a Potsdam desde Berlín:

 


Ubicación

Lugares próximos

Casa de la Conferencia Wannsee (8.3 km)
Kurfürstendamm (20.9 km)
Museo Berggruen (21 km)
Palacio Charlottenburg (21.2 km)
Iglesia Memorial Kaiser Wilhelm (22.3 km)

Opiniones